Bandcamp Scrobbler

Enable scrobbling:
Scrobbling to Last.fm as .

Finding MP3…
Tú rompió mi corazón by El Chico con la Espina en el Costado

More Albums from El Chico con la Espina en el Costado

Donate Directly to Our Hosting Bill
Donate towards my web hosting bill!

Buy Album: From Bandcamp
Release Date:

Credits

Joan Barrientos tocó con la zurda el bajo y lo hizo sonar por su viejo Bassman de casi cien quilos en la uno, la dos, la tres, la cuatro, la seis, la nueve y la once. En Parecida a Jean Seberg olvidó los trastes en casa y hizo sonar un contrabajo eléctrico. Pau Checa tocó la batería en todas las canciones en las que hay golpes menos en Inviernos en Bruc. En algunas con escobillas, en otras con palos, y en Miedo a la deriva toca loopeado, si te fijas se le oye gritar. Verne le dió una nueva dimensión a Dakota white room, y desde su casa de Madrid grabó su Les Paul con slide… ¡Gracias Verne! Por cierto, aparece por cortesía de la Federación de Universos Pop, que editó este año el primer disco de Clyde, el grupo más deliciosamente silencioso de la capital, su grupo. Jordi Lopete hizo sonar los bongos, congas y tumbas en la uno, la seis y la diez, a él también se le oye de fondo en La jipi. Francesca Canu fue asaltada un día en Gracia con un micro y un Minidisc, entre nervios y prisas por volver a Roma dejó unas frases, una calada y unas risas en No te puedo hacer feliz. Pau Arumí y Jordi Rudé dan forma a las canciones a golpe de ratón, ellos hacen sonar el disco y le dan cuerpo, mezclaron y masterizaron estas canciones. Las otras canciones, las que ellos hacen, llevan la etiqueta de Debaser. Ramón Ponsatí volvió a ponerme los colores en papel, seleccionó tipografías, ajustó los interlineados, colocó las fotos y diseñó todo esto desde Irlanda. Jordi Geli tuvo la paciencia de sacarme fotos para la portada mientras su novia aguantaba el proyector de diapositivas encontrado en un garaje de La Mota. Xavier Riembau, Marçal Lladó, Jordi Pi y Ramón Ponsatí han vuelto a liarse la manta a la cabeza y sacado este disco… ¡bendita locura! Robert Tagarro puso a mi disposición su infinita colección de reliquias musicales, de cacharros a válvulas y pedazos de teclas, gracias por el Twin Reverb, por el Rhodes, por la Solina, por el Space Echo, por los pedales y por la Jaguar de los sesenta… ¡te debo tantas! Alex Jarabo hizo que los platos de la batería sonaran a bronce, ¡gracias amigo! El Pane de Becquer no sabe ni que su Jazzbass de los sesenta suena en este disco… eso te pasa por dejar que durmiera un día conmigo! Escúchalo en Miedo a la deriva. A Xavi Riera se le puede escuchar en Esa Chica Rubia al otro lado de la pared del piso que compartíamos en Bruc, sí, en invierno y durante dos años. Mis nuevos vecinos también suenan en este disco, y pusieron sin querer a su perro y sus canarios en La jipi. La Mandra -gran cassette desde Sant Feliu de Guíxols- pusieron sin querer título a esta colección de canciones y sin conocernos les estoy agradecido desde aquí… como a Hefner, que me dejaron otras cosas, y a Jellyfish Skies y a MrHubba por dejarme el placer de poder tocar en las tablas con el gran Guille Martorell. Pletoria, Ranking Soldiers y The Pepperpots me dejaron ensayar, tocar y grabar en sus locales de ensayo, ¡Gracias por el techo! El Chico hizo el resto, canta, tararea, canturrea, compone, escribe, toca, graba, edita, mezcla (Esa chica rubia), se pone nervioso, cae y se levanta mientras tenga fuerzas para hacerlo. Estos son los cacharros que toqué para esta ocasión: La Novia (mi querida Telecaster), La Madre (guitarra española de mi padre cuando hacía la mili en el Sáhara), La Amante (acústica Guil del año que nací, Francesc, te prometo que si algún día me la vendo te avisaré), La Edgarda (me la regalaron cuando dejé de trabajar… aquella vez), también toco el bajo a mi manera en la cinco, la siete, la ocho y la diez, además del piano de pared de mi hermana y los sintes y teclados antiguos (la gordísima Solina String Ensemble, el Alpha Juno 2, mi nuevo Casio CZ-101, el Rhodes, el Juno 60 y ese Hammond que suena a lija), y qué decir de mis bonitos juguetes musicales, como el Glockenspiel, la melódica que le regalaron a mi hermano de pequeño, un Stylophone igualito al de David Bowie, flautas baratas, cajas de ritmo, Space Echos, pedales, samples (no diré de quien), un iBook blanco, sintes del Logic seis punto cero, percusiones varias (pandereta, mesa de madera y silla roja) y sobretodo silencios. Gracias a todos los que se cruzaron en mi camino, sin excepción, a Dylan, Morrissey y los demás luceros gracias, gracias también a las ciudades y al campo, a la família, a los amigos, todos y a los enemigos que no tengo. Y también a TÍ, aunque ya no estés conmigo, te quiero igual, que diría Andrés. Cuando El Chico se quita la careta y mira sus carnés, en ellos pone Rubén Pozo Usieto, hijo de Arturo y Maria Pilar. 10 Comentario » LA CONQUISTA MUNDIAL Escrito por chicoespina el 24th March, 2005 — Guardado en DISCO TÚ ROMPIÓ Doce meses dándole al botón rojo (texto incluido en el libreto del disco) Este es el primer paso hacia la conquista mundial, objetivo largo y lejano que algún día alguna de estas trece discípulas en lata conseguirá. Ha sido un periodo largo y doloroso, lento y con auténtico sufrimiento, un periodo de soledad absoluta, extrema, autoimpuesta, soledad para tener todo el tiempo a disposición de las canciones, de la música y las musas, grabado al vuelo, cuando el cuerpo pide botón rojo y salen las notas una a una sin querer. Ha sido un difícil camino hacia la búsqueda de lo real, de lo auténtico, no hay aquí ficción, ni relleno, ni cosas que no deban estar, ha sido como ponerse delante de un gran bloque de granito con un martillo y una escarpa en la mano y poco a poco hacer brotar las formas, las canciones, las palabras, los recuerdos, los dolorosos recuerdos, porque casi todo en este corazón rompido es autobiográfico e imperfecto como la vida misma. Muchos días duros y de ánimos bajos que han dado a luz trece canciones luminosas. Grabado en la montaña, en mi montaña, en la casa amarilla de la montaña de Barcelona, en mi casa, en mi comedor, a más de ocho metros de mi habitación, aunque también en ella y en varios locales de ensayo, y en una iglesia progre, y en Girona en casa de mis padres, y en mi coche, con los sonidos de la calle, de la plaza John Lennon, del bosque, con perros y canarios, dragones en el techo y vecinos, silencios, un batería y un bajista, platos por lavar, polvo acumulado, algunos amigos fugaces, montañas de ropa, velas por los rincones, vuelta otra vez que esta toma no ha sido la buena, vasos en todas las superfícies planas de la casa, mi casa, en la que vivo solo, periódicos viejos, cajas de discos vacías, libros a medias, montones de discos sin caja y entremedio ni un segundo de entretenimiento. Y esto es sólo el principio, la primera parte, el inicio de una conquista, de mi conquista, de la conquista por la dominación mundial a través del arte, y de la música, y de los medios de comunicación, y del boca a oreja, y de la oreja a los sentidos, a través de todo aquello auténtico y real… un documental de unos meses en los que tuve el corazón roto y el alma lejos… ahora que he abierto la puerta de casa y apagado la máquina de grabar tengo ganas de contaros cosas, de cantaros caras y pasados, de ventilar, de dejar otra ciudad si hace falta. Pido una oportunidad, un lugar en el corazón de quien quiera dejarse querer por mis canciones… ¡Hay mundo ahí afuera y toca salir a buscarlo! La Clota, Barcelona, a 16 de Octubre del cuarto año del segundo milenio de otro intento de conquista mundial.

Official Website: http://www.chicoespina.com


Powered by Bandcamp.